¡Gracias! Su mensaje ha sido enviado correctamente

Cerrar

Medidores De Flujo

+00 00 000 00 00

Un medidor de flujo espiratorio es un instrumento diseñado para medir la fuerza de flujo espiratorio máximo de una persona. Es una pieza plástica pequeña manual en forma de flauta gruesa y cúbica en la cual el usuario exhala con su máxima fuerza causando que una pieza marque en una serie de medidas la fuerza respiratoria. Mide la fuerza de los bronquios y entonces que tan obstruido está la vía respiratoria. Es muy útil para los pacientes asmáticos y los sufrientes de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica para gestionar su condición y usar sus inhaladores u otras medicinas.

¿Cómo funciona un medidor de flujo?

Un medidor de flujo calcula que tan bien están funcionando los pulmones de una persona. El paciente sopla dentro del aparato y este mide la cantidad de aire que están espirando sus pulmones. Es una herramienta portátil que ayuda a monitorizar qué tan abiertas están las vías respiratorias y logra detectar un ataque de asma incluso antes de que se presenten los síntomas.

Es un instrumento fácil de usar, el paciente inspira profundamente y luego sopla lo más rápido posible y con todas sus fuerzas (del mismo modo como si estuviese inflando un globo); después de soplar se verá como un indicador se desliza hacia arriba mostrando la cantidad de aire que se ha espirado. Las cifras que marca el medidor están divididas en tres colores: Verde, amarillo y rojo.

Si después de realizar la espiración el medidor indica el color verde, quiere decir que el paciente respira con normalidad. La amarilla y sobretodo la roja son señales de alarma y significan que hay que actuar rápidamente ante una posible crisis.

El proceso se debe repetir como mínimo tres veces seguidas, registrando el mejor resultado de los tres intentos, para obtener la medida correcta del flujo máximo del paciente y saber si está respirando con normalidad o si es posible que tenga una crisis asmática.

Llevar un registro de las lecturas del medidor ayudará al medico a determinar si la medicación está funcionando o no; de este modo podrá ajustar el medicamento para suministrar una dosis más exacta y mantener el asma bajo control.